CAT, 22 de Agosto de 2016

En Casanare: hacia una educación superior de calidad

“En el 2025 Colombia tendrá un sistema de educación de alta calidad para todos. La educación generará igualdad de oportunidades y desarrollo económico, permitiendo la transformación social del país, mayor equidad y la consolidación de la paz”.

 

Literalmente, el anterior es un propósito explícito del Ministerio de Educación Nacional (MEN), con el que nos identificamos todos quienes amamos trabajar por la educación en el departamento del Casanare en el marco misional y filosófico de Uniremington – Sede Yopal.

 

Y cuando hablamos de calidad, hay que aceptar, desde luego, que pueden darse diversas acepciones y enfoques. Ahora bien, cuando nos remitimos a la calidad en la educación superior nos referimos al prestigio y a la excelencia; a la disponibilidad de recursos; a los resultados positivos, a la evolución institucional educativa. Hablamos de calidad cuando encontramos instituciones de educación superior que han entendido la importancia de una constante modernización académica y en sus secuencias de gestión. No en vano, la calidad también es una etapa de aprendizaje continua que requiere innovación, tanto de procesos como de estructuras (Uriel Giraldo G., Darío Abad A. y Edgar Díaz P.).

 

En este contexto, el accionar nuestro en el Casanare es un ejemplo de esa calidad, la cual se evidencia cuando se le permite al individuo que encuentre en ella una posibilidad de desarrollo humano e intelectual mediante una formación integral que lo prepara para la vida con proyección social. Igualmente, esa calidad es latente en la inversión que se viene realizando para una adecuada infraestructura física y logística en beneficio de los educandos. 

 

Precisamente, el pasado 29 de julio de 2016, se inauguró una moderna sede para el beneficio y disfrute de la comunidad de Casanare. Es el comienzo de una nueva etapa en el marco de un proceso educativo centrado en la gestión del conocimiento, el amor y la paz. En medio del inmenso llano casanareño, y en su capital, Yopal -la gran ciudad del futuro-, hoy emerge con majestuosidad esta construcción que pone a disposición de nuestra población las mejores opciones en el campo educativo. Vale resaltar también, que este edificio tiene una ubicación estratégica en el barrio La Campiña, donde confluyen rutas de diversas regiones, no solo del Casanare, sino de Colombia en general, donde todos son bienvenidos.

 

Sin duda alguna, en esta nueva sede del saber y la formación se refleja la visión de dos grandes líderes de la educación como son el doctor Jorge Vásquez Posada y el doctor Oscar Demetrio Plata Serrano, que además engalanaron el acto oficial de inauguración. Y por supuesto, se hace presente el mérito al diseño del arquitecto Álvaro Pinto Serrano, quien se inspiró en un efecto general fascinante, colorido, alegre, ambientalmente saludable y cómodo para los usuarios y visitantes de este moderno espacio, que además refleja el brillo del sol del Llano. Desde luego, en la inauguración, también estuvo el señor rector de Uniremington, Arcadio Maya Elejalde, además de personalidades del medio gubernamental, académico y empresarial de la capital del Casanare. 

 

En la sede Yopal de Uniremington se vive un ambiente muy visual y cálido; es un espacio para el disfrute del encuentro ameno. Es un edificio con bases sólidas y resistentes, que dispone de grandes corredores y cuarenta confortables aulas donde se conjugan la innovación, la docencia, la investigación y la internacionalización de la educación. 

Desde allí se presenta la mejor vista de Yopal, desde una terraza privilegiada que ratifica la inmensidad del Llano. También se destaca un polideportivo de altura (piso 6) donde se vive la sensación del deporte en medio de las nubes. También se conjugan la tecnología adecuada, las personas apropiadas y los procesos correctos para ofrecer un servicio cualificado y pertinente frente a las expectativas de nuestros entornos, porque en el Casanare nos orientamos hacia una educación superior de calidad. Hoy, todo ello nos hace lo suficientemente competentes para estar inmersos en un mundo globalizado.

 

 

 

Compartir